El incremento del 6% en el gasoil determinado por las petroleras el sábado pasado le significará al campo un gasto de $3.000 millones que se verán en lo último que queda de la siembra pero principalmente en la cosecha de la gruesa en marzo próximo. De esta forma, con ese aumento el gasto en combustibles desde junio último, cuando arrancó la campaña 2017/2018, es del 28 por ciento.

Desde Coninagro la economista Silvina Campos Carlés sostuvo que el productor había planificado sus gastos con un precio y ahora deberá hacer otros números. En esa línea afirmó que el litro del gasoil paso de $16,1 a $19,9; el cual se traslada tranqueras adentro por $1.448 millones y al que se suma el transporte en $1.500 millones lo que da un total de 2.948 millones de pesos.

Un tema no menor es que aun falta saber el costo del flete que los camioneros aplicaran en la tarifas en febrero próximo, un mes antes del inicio de la cosecha.

En un año la suba de las petroleras significó para el agro un desembolso de $13.000 millones

Por su parte el economista de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Matías Lestani el aumento para el sector agropecuario "es de $2.100 millones que tocará de lleno a la soja y maíz".

"Desde diciembre de 2016 a la fecha estamos hablando de $13.000 millones más, solamente en incremento de combustible para el campo", dijo Lestani.

Queda claro que el productor compra gasoil para sembrar, pero cuando este insumo sube, aumenta su costo de reposición dado que es muy usado en el campo.

Para el presidente de CRA, Dardo Chiesa el problema pasa por los impuestos que tiene el combustible y por eso "reclamamos la reforma impositiva. Además seguimos esperando que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne nos reciba porque no nos atiende el teléfono".

Según Chiesa "el 70% del costo del gasoil es impuesto".

En ese sentido también el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina coincidió con su par de CRA al sostener que "el defecto del gasoil radica en el impuesto que debe pagar, con lo cual si la reforma se hubiese tratado hoy, el aumento sería moderado en un 30% menos".

Pero el alza también llegará a las economías regionales reconoció el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto un tema que "se verá por ejemplo en la vitivinicultura puesto que el combustible representa el 21% de los costos que con el aumento, se va al 24 por ciento".

En definitiva la ecuación para el actividad agropecuaria es muy finita. Si bien el dólar hoy casi inamovible hizo que el costo de los fertilizantes se mantuvieran estables de un año al otro, los precios anticipan bajan fuertes en el plano local a partir de la fuerte retención de la soja que aún queda en el campo entorno de los 15 millones de toneladas.

Pero como ya se sabe, el mercado depende del clima. La posible ausencia de lluvias podría ayudar al sector con aumentos de los valores.

  • El segundo más caro de la región

El precio del combustible en la Argentina es el “segundo más caro de Latinoamérica” por la liberación de precios dispuesta por el gobierno, advirtió el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha), Carlos Gold.

Según la agencia Telám, Gold formuló declaraciones tras conocerse la decisión de las petroleras YPF y Shell, que representan el 75% del mercado, de aumentar 6% los precios de las naftas y el gasoil, por el aumento internacional del crudo y del reacomodamiento de valores de los biocombustibles. Al aumento también se plegaron Axion y Oil.