La política errática del Banco Central con el dólar generó nerviosismo entre los operadores de renta variable, que ayer salieron a vender activos y provocaron una baja del 3% en el panel líder. Tras dos ruedas consecutivas de subas, el Merval se tiño de rojo en una jornada con descensos de hasta 6,9% en la que sólo se salvaron dos de los 28 papeles que conforman el índice.

Con un volumen de negocios que llegó a apenas a $690 millones, el malhumor se apoderó del mercado, que no entiende qué quiere hacer Federico Sturzenegger con la cotización de la divisa. Es que desde que se inició la "turbulencia" cambiaria -como la bautizaron en el Gobierno para evitar hablar de corrida-, la autoridad monetaria hizo de todo un poco sin un rumbo claro: por momentos se mantuvo al margen, intervino con escasos montos para frenar la escalada, volvía a correrse, puso un techo en $25 con una oferta de u$s5.000 millones que retiró después del acuerdo con el FMI para dejar flotar nuevamente y hoy finalmente volver a contener al billete verde con ventas por casi u$s700 millones.

Lo concreto es que lo peor se lo llevó conforman con una caída de 6,9% y Distribuidora de Gas Cuyana con una corrección del 5,7%. El sector financiero también la pasó mal y el Grupo Galicia y el banco Supervielle cerraron en ambos casos 5,2% abajo, seguidos por el Grupo financiero Valores con una contracción del 5%.

Por su parte, la cementera Holcim se hundió 5,2% ante las perspectivas de recorte en la obra pública tras el entendimiento con el FMI, que la dejaría peor posicionada que Loma Negra, la otra gran jugadora de la actividad.

Los únicos avances fueron para Cresud que sumó 0,9% y Agrometal con una mejora del 4,1%.

"No hubo un factor puntual. El lunes la rueda había arrancado bien y a media rueda se dio vuelta. Ayer operó en negativo todo el día y la baja se aceleró sobre el final por lo que es una nota preocupante para las próximas jornadas", apuntó en diálogo con BAE Negocios Juan Pablo Vera, de la sociedad de Bolsa Tavelli, que recordó que en lo que va del año el Merval se contrajo un 25% medido en dólares -en rigor más de 30% respecto de sus máximos de enero-, lo que considera "una paliza importante".

En ese sentido, en torno a ese porcentaje fue la magnitud de lo que se derrumbaron las ADR de empresas argentinas que cotizan en Wall Street en estos cinco meses de 2018.

"Los que se cubren de la incertidumbre y apuestan a lo seguro se van al dólar. Hoy la estrella es el billete. Con un mercado con poco volumen, si la demanda no aparece y los drivers no son claros, los precios tienden a la baja", evaluó Maximiliano Suárez, de Bull Market Brokers.

"La desconfianza también golpea a los bonos porque hay dudas de que el acuerdo con el FMI sea aplicable", abundó.

A raíz de esta incertidumbre ahora en la city ponen las fichas en el eventual ingreso de la Argentina a la lista de países emergentes del MSCI el 20 de junio, lo que podría convertirse en el "driver" del segundo semestre. Pero las opiniones están divididas y no hay consenso respecto a si finalmente se logrará salir de la categoría de frontera, que permitiría reabrir el flujo financiero cerrado en los últimos meses y quitarle presión al tipo de cambio. Para Vera, "sería una noticia positiva", teniendo en cuenta que según algunos analistas, el acuerdo con el Fondo ya parece haberse incorporado a los precios de las acciones.