La utilización de servicios públicos tuvo su mayor caída anual en abril al retroceder 5,8% contra el mismo mes de 2018 y acumuló doce meses consecutivos de baja, informó ayer el Indec. Respecto de marzo, el índice mostró una diferencia negativa de 0,7% sin estacionalidad.

Los tarifazos, concentrados en el comienzo de año para evitar un mayor impacto durante la campaña electoral, y la recesión económica se notaron en el Indicador Sintético de Servicios Públicos, que en el primer cuatrimestre acumuló un derrumbe del 18,4%.

De los siete sectores que releva mensualmente el organismo, seis arrojaron variaciones negativas interanuales en abril, con excepción del transporte de carga, que mostró una suba del 6,8% interanual por la cosecha récord luego de un año marcado por la sequía.

Las bajas más pronunciadas se registraron en la recolección de residuos, que se hundió 12,3%; el pago de peajes, 11,4%; y el consumo de agua, electricidad y gas, 9,5%. Les siguió el servicio de correos, que lleva más de 16 meses de contracción y retrocedió 7,4% interanual. El transporte de pasajeros cayó 4,7%, y el servicio de telefonía, 3,4%.

En el indicador desestacionalizado de abril en relación a marzo la demanda de energía eléctrica, gas y agua cedió 0,7%; la recolección de residuos, 1,6%; el transporte de pasajeros, 3,9%; y el paso por peajes, 0,6%. En contraposición, el transporte de cargas subió 2,8%; el correo, 0,8%; y el uso de la telefonía, 0,1%.