El Ministerio de Agroindustria dio a conocer ayer sus primeras estimaciones agrícolas de cara a la próxima campaña, para lo cual adelantó un baja en la cosecha de soja del 3% producto de las precipitaciones. De esta forma, la oleaginosa retrocede por tercer año consecutivo y repite los 53 millones de toneladas del periodo 2013/2014.

Tomando el número total de la producción de los principales cultivos -maíz, soja, trigo, cebada, sorgo y girasol- se ven números idénticos al periodo anterior, al repetirse las 132,2 millones de toneladas cosechadas en el 2016/2017.

El mismo volumen se da pese a que la soja cae un 3% y el trigo 1 por ciento. Pero es compensando por el maíz que gana un 3%, dado que pasaría de 49.5 millones de toneladas a 51,1 millones.

Este diario ya había anticipado el interés de los productores que también fue visto por las semilleras de un corrimiento al maíz debido a que el poroto se mantenía con un 30% de retenciones y que según los hombres de campo, los altos costos y el bajo dólar hacía que se inclinen por el cereal.

Lo más llamativo es que la baja en el área de siembra del 5,6% no se relaciona con la mejora en los precios entre las posición noviembre y mayo/julio de 2018. La ganancia de vender en estos meses pasa de u$s10 a u$s17 por tonelada, respectivamente. En el caso más alto, la espera por no vender implica una rentabilidad de casi el 7 por ciento. Y si se pasa a noviembre el rendimiento es del 11 por ciento.