El dólar comenzó el año con una caída de 19 centavos, a $18,73, ante un mercado local que registró un repunte en la oferta y una disminución en la corriente compradora.

Según un promedio realizado por el Banco Central, la divisa cerró a $18,23 para la punta compradora y a $18,73 para la vendedora.

En los mostradores del Banco de la Nación, el dólar finalizó a $18,65, tras tocar los $18,90 durante la mañana. 

En el segmento mayorista operó a $18,41, lo cual representó una marcada baja de 24 centavos frente al anterior cierre. 

Operadores señalaron que se dio un retroceso en la demanda y, con el correr de las horas hubo una mejora en la oferta, lo cual presionó sobre el tipo de cambio. 

Indicaron, además, que este martes se registró un bajo volumen de negocios, al llegar a u$s503,560 millones. 

Resaltaron que la tendencia a nivel global del dólar fue a la baja en el inicio de 2018, por lo cual consideraron que en la plaza local se replicaron esos movimientos. 

El dólar había finalizado el viernes con un desplome de 54 centavos, a $18,92 para la venta, tras diez días consecutivos de fuertes aumentos, y el peso finalizó el año con una devaluación del 17,3%.

A su vez, la moneda norteamericana terminó el año con un incremento de 17,3%, por lo cual no acompañó el ritmo de la inflación, que acumuló hasta noviembre un alza del 21%, según los últimos datos del Indec. 

De ese modo, en tan sólo dos ruedas, el “billete verde” perdió unos 73 centavos.

Las bajas se dieron luego de que el jueves el dólar superara el techo de los $19 tras el anuncio del Gobierno respecto de la modificación de las metas de inflación para los próximos años.

En tanto, la liquidación de divisas cayó un 10,5 por ciento en 2017, hasta los u$s21.399 millones, a pesar de la cosecha récord, indicaron la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), entidades que representan un tercio de las exportaciones argentinas.