Jerome Powell, juró ayer como presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos y dijo que el banco central seguirá alerta a los riesgos que puedan surgir para la estabilidad financiera, preservando los avances "esenciales" que se lograron en la regulación del sector tras la crisis de 2007 a 2009.

En declaraciones luego de que los tres principales índices de Wall Street sufrieron una desvalorización de 10 por ciento como parte de una corrección bursátil, Powell dijo que la Fed "intentará mantener las mejorías regulatorias al tiempo que garantizará que sus políticas sean lo más eficientes posibles".

“Seguiremos alertas ante cualquier riesgo para la estabilidad fi nanciera”, declaró

"Seguiremos alertas ante cualquier riesgo para la estabilidad financiera", declaró el flamante banquero central de Estados Unidos.

La ceremonia de juramentación cierra el protocolo de traspaso de mando en el banco central más poderoso del mundo. Powell había asumido oficialmente las riendas de la Fed la semana pasada.

El juramento fue administrado por Randall Quarles, vicepresidente de la Fed para regulación financiera y durante mucho tiempo colega y conocido del nuevo jefe del banco central.

Powell asume en la Fed después que un período de relativa calma en los mercados financieros fue interrumpido por el nerviosismo respecto al aumento de las tasas de interés y el déficit presupuestario de Estados Unidos.

Jerome Powell aseguró que “garantizará que sus políticas sean lo más efi cientes posibles”

El nuevo presidente, quien sucede a Janet Yellen en la Fed, no se refirió específicamente a aquellos asuntos en sus declaraciones preparadas con antelación ni tampoco a las perspectivas sobre política monetaria.

La primera semana de Jerome Powell al frente de la Reserva Federal arrancó con el sobresalto de la abrupta caída de Wall Street el lunes, que se profundizó el jueves, y dejó claros los desafíos de gestionar una economía a pleno rendimiento y con riesgo de sobrecalentamiento.

El mismo día en que asumía a su cargo como presidente de la Fed, Powell contemplaba cómo Wall Street registraba el lunes su mayor caída en un solo día en seis años, con un descenso de su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, del 5 %.

Tras estabilizarse el martes y el miércoles, el Dow Jones volvió a bajar un 4 % el jueves.

Aunque, finalmente, repuntó cerca de un 2 % el viernes, en conjunto, la semana acabó con una caída en Wall Street casi del 5,2 %, el mayor descenso semanal en dos años.

Powell, por su parte, comenzó su mandato prometiendo independencia y "explicar" las acciones en política monetaria por parte del banco central estadounidense en la ceremonia formal en la reemplazó a Janet Yellen.

Los analistas explicaron el descenso, en parte, por el informe de desempleo del viernes pasado, en el que por primera vez en años se vio un alza notable en los salarios, lo que fue percibido como la señal inminente de que hay presiones inflacionarias a la vuelta de la esquina.