El secretario general de Federación Sindical Mundial IndustriALL, Valter Sánchez, alertó sobre la "uberización laboral" y sobre los empleos precarios, tras considerar que las reformas laborales no "sirven porque no generan empleo", además de afirmar que los sindicatos "tienen que transformarse para enfrentar las nuevas formas de trabajo".

El dirigente brasileño, en diálogo con Télam, explicó que se terminó "aquella idea que un joven ingresaba a una empresa o actividad y después de años se jubilaba allí, porque los nuevos empleos creados son siempre precarios, tercerizados, intermitentes, de plataforma o autónomos".

Al respecto, añadió que los nuevos empleos creados por los modelos de producción que incluyen la robótica "no tienen un vínculo con todos los beneficios de un Convenio Colectivo de Trabajo, como estamos acostumbrados, y esa es la tendencia que crece hoy día y se trata de la "uberización" (denominación derivada de la marca Uber, de autos de alquiler), que es el trabajador que presta servicios a una plataforma".

Sánchez alertó sobre ese fenómeno "porque el trabajador no tiene ningún derecho salarial y de atención de la salud, y eso para los sindicatos es un desafío muy grande porque son trabajadores a organizar, y que son una forma totalmente distinta a lo que estamos acostumbrados".

En ese sentido, señaló que "los sindicatos tienen que transformarse para entender y contemplar estas nuevas formas de trabajo", ya que consideró que el sindicalismo no está preparado para la "informalización" del empleo, aunque admitió que "existen algunas experiencias exitosas de gremios que han logrado organizar estos nuevos nichos de trabajadores".

Ante la consulta sobre como veía la situación sindical en la región, Sánchez dijo que "con preocupación por la crisis económica, la recesión y el alto número de desempleados, no sólo porque no se genera empleo, sino porque Brasil y la Argentina, que son los motores de América latina, están en recesión hace mucho tiempo".

"El problema es que ahora la industria mundial vive un momento de transformación, y cuando los países tienen una gran capacidad ociosa de trabajadores, y no hay un mercado de consumo dinámico, es muy difícil atraer inversiones y eso les puede hacer perder este momento histórico y sin integrar el mismo nivel de tecnología del resto del mundo", concluyó.

Sánchez, acompañado por los vicepresidentes de la IndustriALL, Mariano Viani y Raúl Enrique Mathiu, y los dirigentes de Smata Ricardo Pignanelli y Aníbal Soler, participan de un encuentro organizado por esta federación mundial, con más de una decena organizaciones sindicales argentinas, en la sede de la Asociación Obrera Minera.