El Banco Central decidió adelantarse al impacto de los próximos aumentos de tarifas y, a 15 días de subir la tasa de política monetaria en 150 puntos básicos, volvió a aplicar un nuevo ajuste ayer, esta vez de 1 punto porcentual.

De esta forma, el centro del corredor de pases a 7 días alcanzó el 28,75%, su nivel más alto en los últimos 14 meses, luego de que el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) mostrara que los analistas esperan una suba de precios más alta que hace un mes atrás para este año.

La autoridad monetaria reconoció ayer que, pese a que los indicadores de alta frecuencia que monitorea muestran desde octubre una menor inflación, a nivel núcleo aún se encuentra por encima de lo “buscado”, por lo que afirmó que “procurará acentuar la baja inflacionaria y minimizar el impacto de los próximos aumentos de precios regulados”.

“El BCRA está jugando el partido de la credibilidad y, ante la divergencia de las expectativas frente a la meta ambiciosa, refuerza la señal de tasa para anclarlas de cara a la suba de tarifas que queda pendiente y a las negociaciones paritarias que arrancan el año que viene.”, señaló Federico Furiase, Director de Eco Go y Profesor en la Maestría de Finanzas en UTDT.

“En este esquema de metas de inflación, si las expectativas de inflación se alejan sistemáticamente de las metas, el Central tiene que demostrar que tiene instrumentos, en este caso la tasa y la comunicación, para reforzar su credibilidad y aceitar el canal de las expectativas”, agregó.

De acuerdo al último REM, los analistas prevén para 2017 que el índice de precios al consumidor (IPC) a nivel nacional acumule un alza del 23%, contra el 22% que esperaban un mes antes.

En su comunicado de política monetaria de ayer, el BCRA señaló que espera que, con este incremento en el sesgo contractivo de la política monetaria, la tendencia decreciente de la inflación núcleo se consolide más rápidamente en los próximos meses, de manera de converger al objetivo de inflación de 10% (+/-2%) para 2018.

Analistas, sin embargo, cuestionan la efectividad de este endurecimiento monetario que decidió encarar la entidad que preside Federico Sturzenegger después del triunfo de Cambiemos en las elecciones legislativas.

“Luego de 19 meses deberíamos haber aprendido que solamente con tasa no se baja la inflación en la Argentina”, apuntó el analista financiero Christian Buteler. Para Furiase, este refuerzo de tasas que viene haciendo el BCRA demuestra que ese instrumento “pierde cierta efectividad en el anclaje de las expectativas cuando el déficit fiscal y el crédito bombean la liquidez, cuando la suba de tarifas presiona en la inflación de costos y cuando la inercia es un componente difícil de eliminar de las expectativas”. Esta suba de tasas por parte del Central se suma a su decisión modificar el cálculo de los encajes bancarios para que los bancos retiren más pesos del mercado en diciembre, un mes tradicionalmente expansivo.

Con el alza de ayer, el BCRA vuelve a tener margen para elevar el rendimiento de las Lebacs la próxima semana, sin riesgo de que ambas tasas queden desarbitradas. En el mercado secundario, el retorno de las letras internas que vencen la próxima semana se ubicó ayer en el 27,08%, mientras que la tasa de los títulos de más largo plazo alcanzó el 28,65 por ciento.