Los préstamos al sector privado en pesos cayeron en octubre un 5,3% en términos reales en relación a septiembre, en lo que fue el primer mes de la implementación del plan de agregados monetarios impuesto por el Fondo Monetario Internacional.

De acuerdo al informe monetario mensual elaborado por el Banco Central, el crédito continuó "con la tendencia descendente que vienen mostrando desde mediados de año" a partir de la abrupta suba de tasas y la devaluación, al tener una variación negativa de $23.198 millones, la mayor desde que se inició la serie en el 2002.

En términos nominales, la baja fue del 1,1% mensual, aunque el reporte señala que el crecimiento acumulado en el último año fue del 31,8%, por debajo de lo que marcó la inflación en el mismo lapso.

Lo cierto es que el stock de préstamos pasó de $1.566.584 billones en octubre a $1.550.089 billones en septiembre. El descenso estuvo explicado por $18.165 millones menos en adelantos (-9,6% en términos reales), una reducción de $17.217 en documentos (-7,1% descontada la inflación), un retroceso de $1.405 millones en créditos prendarios y un rojo de $3.132 millones en "otros". Por el contrario, subieron los hipotecarios en $1.808 millones, los personales en $1.254 millones y $13.659 millones el financiamiento con tarjetas de crédito.

El Central insinuó que las empresas están vendiendo sus dólares para evitar financiarse con las tasas altas que hoy imperan en el mercado, producto de una tasa de referencia que recién comenzó a bajar en los últimos días, pero continúa en el 67% anual. "La evolución de los préstamos a las empresas no agropecuarias tuvo como correlato el desarme de parte de su posición en divisas, lo que refleja la sustitución de fuentes de fondeo", plantea el BCRA.

Respecto al segmento utilizado por las familias, el informe advierte que "en un contexto de aceleración de la inflación y depreciación del peso, los préstamos hipotecarios dejaron atrás el dinamismo que habían mostrado durante 2017 y hasta abril de este año, período de fuerte crecimiento de los préstamos denominados en UVA. "Así, en octubre crecieron 1% en términos nominales, equivalente a una disminución de 3,2% ajustados por inflación y sin estacionalidad", reconoce el BCRA en el documento.

En cuanto a los prendarios, "el saldo de préstamos se mantuvo estable en términos nominales respecto a septiembre, lo que implicó que retrocediera 4,7% en términos reales y sin estacionalidad", admite el Central en el informe monetario. En ese marco, los que están nominados en UVA "pasó de alrededor del 25% en los meses previos a más del 50% en octubre, ya que disminuyeron a una tasa menor que los otorgados a tasa fija", según la autoridad monetaria.

Respecto a los que financian familias, los de tarjetas de crédito cayeron en la comparación mensual 3,3% y los personales 4,1%.