Con expectativas desalentadoras, el Indec dará a conocer esta tarde el informe del Estimador Mensual Industrial (EMI) de agosto que, según estimaciones previas, mostrará otra fuerte retracción por cuarto mes consecutivo, reflejo de la baja en el consumo, las altas tasas de interés y la devaluación que impactará de lleno desde septiembre.

Mediciones de la Unión Industrial Argentina (UIA) registraron que las variación mensual de la producción manufacturera rondaría una baja por encima del del 4%, por cuarto mes consecutivo después del período de crecimiento de doce meses seguidos, entre mayo del 2017 y abril del año en curso. 

La contracción industrial comenzó en mayo pasado con una baja del 1,2%, que se profundizó fuertemente en junio con una caída del 8,1% y continuó en julio con la contracción del 5,7% según los datos oficiales.

El organismo había informado que el 44% de los empresarios esperan una baja para el período agosto-octubre respecto al mismo trimestre de 2017; mientras que el 44,1% prevé un ritmo estable y 11% espera un aumento.

Uno de los signos que adelantan esa baja en la producción de agosto fue que los despidos en ese mes alcanzaron a 6.233 y la mayoría pertenecen al sector privado, según el análisis elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

La contracción de la actividad, explica la crisis laboral aunque se trataría solamente de la antesala de peores registros que se esperan para el último trimestre con mayor reducción del empleo e incluso cierre de plantas.

Según la asociación de empresarios el empleo registrado en el sector manufacturero presentó en junio 2018, el último dato disponible una caída mensual de 0,5%.La devaluación no solo profundizó el ajuste de personal en las empresas, sino que generó problemas importantes en la provisión de insumos que afectaron la producción, por el salto del dólar.

No se descarta que con tasas de alrededor del 100% en los meses venideros se observe también una caída importante en la inversión, especialmente en el sector de PYMES. La baja de julio fue generalizada para casi todos los sectores y ocho de los doce rubros analizados por el INDEC presentaron caídas.