Productores arrojarán peras y manzanas mañana durante una maratón que se realizará en la ciudad rionegrina de Cipolletti.

Además, prevén usar el mismo mecanismo de protesta en las entradas de las escuelas, en reclamo de apoyo oficial para el sector. Luego de la última protesta del 21 de febrero, los productores frutícolas del Alto Valle volverán a tirar frutas en la calle para pedir a autoridades municipales que los acompañen en uno de los momentos más difíciles del sector frutícola de los últimos diez años.

Según la agencia NA, los reclamos son: la falta de competitividad en el mercado, el bajo costo de la fruta y el fuerte aumento del servicio eléctrico que llevaron a que la actividad tocara fondo.