La Cámara Argentina de Productores Integrados de Pollos (Capip) manifestó su preocupación por la caída en la rentabilidad de la actividad debido a que el precio que pagan las industrias está por debajo de los costos de producción y pidieron una mejora en los tiempos de pago.

La entidad señaló que los productores cobran en la actualidad 1,50 pesos por kilo de pollo entregado mientras que el costo de producción es de 2,20 pesos por kilo.

“Teniendo en cuenta que para tener un margen de rentabilidad deberían estar cobrando 2,50 pesos por kilo, los productores están cobrando el kilo de pollo un 32 por ciento por debajo del costo de producción y un 45,6 por ciento menos de lo que deberían percibir para obtener una ganancia razonable”, explicaron a través de un comunicado difundido por las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

La entidad describió que atraviesa la salida de una etapa en la que “los frigorífi cos habían bajado un 20% su producción para achicar los stocks de pollo que había en las cámaras de frío” y cuando faltó el producto en el mercado y creció la demanda, “el precio aumentó y los frigorífi cos pasaron de estar perdiendo a ganar nuevamente”, expresó el presidente de Capip, Ricardo Unrrein.