Junín, Suipacha, Adolfo Gonzáles Chavez, Bolívar, Pigüé y 9 de Julio, son sólo algunos de los 90 municipios donde los productores se pusieron en alerta para frenar el casi 50% de aumento en la tasa vial para el 2018. Este se sumará a las subas del inmobiliario rural que llegarán en marzo próximo.

"Como paso con el inmobiliario, buscamos que el alza no superé la inflación los cuales van desde el 50% al 20%", señaló a BAE Negocios, el tesorero de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Horacio Salaverry, quien adelanto además que esperan el relevamiento que están haciendo las sociedades rurales de cada localidad para evaluar el impacto en cada zona.

La tasa vial es un impuesto que se destina a la reparación de caminos rurales y que en la mayoría de los casos se da en seis cuotas, y se toma en cuenta las hectáreas donde se asienta la producción.

Por otro lado, Salaverry afirmó que a la fecha no hubo respuesta del pedido de audiencia con la gobernadora María Eugenia Vidal que se le envío la semana pasada para buscar un punto de entendimiento con el aumento que la Legislatura provincial diera al inmobiliario. El objetivo es buscar una merma, pero todo indica que quedará como está.

El mandato Carbap es agotar las instancias de diálogo, pero parece que el diálogo falta de un lado. Después de esto se evaluaran las protestas.