La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) dejó en manos de la Mesa de Enlace abrir un canal de diálogo con el gobierno de María Eugenia Vidal, ante de decidir una instancia de paro el cual se analizará en 20 días luego de evaluar si el acercamiento con el gobierno tuvo el efecto deseado que es reducir el aumento en el inmobilario rural.

Eso fue lo que se decidieron los productores ayer en la localidad de Trenque Lauquen donde "todos manifestaron su enojo y malestar, pero se acordó de ir por el diálogo".

Este no es mas ni menos que estirar los tiempos por parte de la cúpula de Carbap que sinceramente trata de apaciguar el ánimo de las bases, pero que por ahora no encuentra respuesta en las autoridades. Muchos reconocen que "no quieren ir a un paro, pero duele el ninguneo".