La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) decidió ayer seguir insistiendo en buscar algún canal de diálogo con la gobernadora María Eugenia Vidal. Quieren evitar una confrontación aunque son consientes que tarde o temprano las bases lo reclamarán. Mientras llega el llamado, en enero comenzarán a realizar asambleas como una forma de hacer catarsis antes de que los primeros aumentos del inmobiliario rural se haga efectivo en marzo próximo.

"Hoy muchos productores que no saben todavía de la magnitud de las alzas", señalaron a BAE Negocios fuentes que participaron ayer del encuentro en esta Capital.

"Es más, las cuotas en vez de ser trimestrales como siempre ahora serán cuatrimestrales, lo que habla a las claras que el gobierno quiere que se sienta el aumento lo menos posible", manifestaron.

Para los dirigentes "no hay hoy canales de diálogo que permitan un acercamiento, pero mantenemos el estado de asamblea permanente desde enero próximo", adelantaron.