Gobernadores de las provincias vitivinícolas de Mendoza, San Juan, Catamarca, Salta, La Rioja, Río Negro y Neuquén, se darán cita en los próximos días para remarcar su rechazo a la propuesta del Gobierno de aplicar un impuesto al vino del 10 por ciento. El objetivo del encuentro es evitar que el proyecto llegue al Congreso tal cual está redactado.

En ese sentido se supo que la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) decidió tras una reunión el viernes pasado no sólo rechazar los dichos del gobierno calificando a la “bebida nacional” como un producto no saludable sino que no aceptara bajo ninguna forma un tributo que complique la actividad. Frente a esto, envío pedidos de audiencia con el presidente Mauricio Macri y con los ministros de Hacienda y Agroindustria, Nicolás Dujovne y Luis Miguel Etchevehere, respectivamente.

Respecto de la reforma, fuentes del sector recordaron que si bien hay impuestos en otros países éstos se da en aquellos que importan y en otros porque tiene problemas de alcohol cuyo consumo es a la alza. Francia aplica un tributo, pero lo devuelve con beneficios al sector.