A la par de los datos sobre la actividad del cuarto trimestre del 2018, el Indec difundirá las cifras correspondientes al mercado laboral para ese mismo lapso. Hasta ahora y a pesar de la recesión, la tasa de desocupación no mostró un avance significativo sino que se mantuvo por arriba del 9% en los primeros nueve meses del año pasado, por arriba del 2017.

Dado que el escenario de caída de la actividad económica continuó durante el último trimestre, se espera que el desempleo se haya mantenido en torno a ese porcentaje o incluso haya aumentado, si se tiene en cuenta que para los consultores privados el producto se contrajo entre un 6% y 7%, la tasa de descenso más grande de todo el año.

A diferencia de los datos publicados por el Ministerio de Trabajo que incluyen exclusivamente a los registrados, la encuesta realizada por el Indec permite abarcar al sector informal.

Los incrementos en la tasa de desocupación pueden deberse a que personas que antes tenían un empleo lo perdieron y debieron salir a buscar uno nuevo, o bien porque individuos que antes estaban en la inactividad tuvieron que volcarse al mercado de trabajo para sumar un ingreso en un contexto en donde la inflación superó el 50% interanual.