Por la crisis industrial, las pymes ubicadas en la región central del país utilizan sólo la mitad de su capacidad instalada y ante ese escenario apuestan a sumarse al boom de Vaca Muerta, una de las pocas zonas dinámicas de la economía en medio de una recesión que todavía no encontró piso. Sin embargo, los gremios neuquinos ya pusieron el grito en el cielo porque pretenden que las empresas se instalen en la provincia patagónica, porque de lo contrario no generarán empleo local, advierten.

Funcionarios del área productiva de Santa Fe y Buenos Aires organizaron recientemente eventos con la mira puesta en lograr el desembarco de pequeñas y medianas compañías en esa formación y así aprovechar la explosión del shale, ante la demanda deprimida que atraviesan sus distritos. En ese sentido, desde el gobierno de María Eugenia Vidal cuestionaron la resistencia de los sindicatos: "parece que estuvieran en contra del trabajo argentino".

Fuentes oficiales cuestionaron que "las empresas extranjeras y también YPF traen toda la maquinaria que instalan en Vaca Muerta desde afuera", por lo que habría espacio para impulsar el desarrollo de proveedores locales que además podrían ofrecer precios más competitivos. "Es una cuestión de incentivos, como se hizo con los Renovar, que en la primera ronda tuvo el 10% de componente nacional y en la tercera fue del 40%", puntualizó un funcionario bonaerense que sigue de cerca el tema.

En ese sentido, el titular del sindicato de petróleo y gas, Guillermo Pereyra, advirtió que "incurrirían en una falta las operadoras que contraten servicios de empresas que no estén registradas ni certificadas en la provincia como proveedoras de la Ley del compre neuquino o se inscriban en la subsecretaría de trabajo provincial", al tiempo que adelantó que primero deberán contar el visto bueno de las cámaras empresarias de la provincia.

El gremio plantea que la experiencia con proveedores de otras provincias dejó un saldo de "deudas impositivas", por eso piden "que se establezcan en la zona o se asocien" con empresas nequinas para dar mano de obra local.

De todas formas, reconocen que "no hay capacidad ociosa" en el reducido sector metalmecánico de Neuquén, lo que contrasta con la sangría permanente de las pymes industriales del conurbano bonaerense y el gran Rosario, por nombrar sólo dos zonas duramente golpeadas por el ajuste.

Mientras tanto Pereyra, planteará el tema en la próxima mesa de Vaca Muerta que posiblemente se agende para la primera quincena de mayo en el distrito patagónico, una vez que el gobernador Omar Gutiérrez regrese de su road show por Houston.