Un grupo de pequeñas y medianas empresas lograron reducir el precio del gas mayorista que le pagan a las comercializadoras en un 35%, a partir de una compulsa que lanzaron para comprar en conjunto los metros cúbicos que antes adquirían por separado.

La iniciativa la llevó adelante Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), una entidad formada hace relativamente poco tiempo que nuclea a las compañías de menor tamaño, específicamente del rubro fabril.

De acuerdo a las facturas a las que pudo acceder BAE Negocios, por los meses de marzo y abril en el sector habían abonado el gas a 0,2063 dólares la unidad, en tanto en mayo consiguieron con este mecanismo una reducción de más de un tercio, ya que bajó a 0,132 dólares el metro cúbico.

Desde IPA ya habían advertido a comienzos de año que los costos de la energía se habían convertido en un peso demasiado grande para las pequeñas y medianas empresas, que no lograban obtener el beneficio de la mayor producción de gas proveniente de Vaca Muerta. Durante el verano, habían amenazado con acciones legales porque sus contratos duraban un año y no podían aprovechar los menores precios que se observaban en el mercado local, que estaban un 30% por debajo.

Las empresas se unieron para sumar los metros cúbicos que consumirán a lo largo del año

Finalmente, la alternativa que encontraron desde la entidad fue unirse entre distintas pymes -de diversos sectores y regiones- para llevar adelante una compulsa entre las comercializadoras y así comprar el gas por el volumen que consumirían en su conjunto. Esto les permitió obtener un suculento descuento que a su vez llevó a sus competidoras a aplicar rebajas para igualar los precios y bonificaciones como por ejemplo la inclusión del peaje dentro del costo final, como fue en el caso citado.

"En realidad son 12 centavos de dólar por metro cúbico, porque está incluído el peaje", precisó Rosato en diálogo con este medio.

Lo cierto es que a partir de los tarifazos aplicados por el Gobierno de Cambiemos desde 2016, la energía volvió a ingresar de manera significativa en la ecuación de producción para el sector industrial, a tal punto que fueron causa de cierre en numerosos casos.

El costo de la energía llegaba aproximadamente al 25% y con esta reducción conseguida podrán retroceder un nivel más cercano al que tenía en 2015, cuando llegaba al 10%.

De todas formas, en el sector aclaran que el valor de la electricidad se encareció 100% en un año, por lo que la baja en el gas servirá para traer algo de alivio, particularmente a las empresas electro-intensivas.