El Relevamiento de Expectativas del Mercado elaborado por el Banco Central proyectó para el próximo año un incremento del índice de precios al consumidor a nivel general de 17,4 por ciento y una mejora de la economía de 3,2 por ciento, aunque las estimaciones fueron realizadas antes de que se anunciara la rectificación de la meta de inflación de 2018 al 15 por ciento.

En la consulta, que cada mes realiza la entidad monetaria, participaron 19 consultoras y economistas que remitieron sus pronósticos antes del 28 de diciembre, un nivel de participación por debajo de la habitual, que en noviembre ascendió a 37. "Ante la imposibilidad de contar con una muestra homogénea del tamaño habitual, los resultados fueron elaborados con la información aportada por 19 participantes que habían remitido sus pronósticos antes de la difusión de los anuncios de política económica del día 28 de diciembre de 2017", precisó el Banco Central en un comunicado de prensa.

Ese día, cuando aún no habían remitido sus respuestas las otras consultoras, el Gobierno anunció que elevaba al 15 por ciento su meta de inflación para este año, contra la previsión anterior de un rango de entre 8 y 12 por ciento, y que aplazaba para 2020 el objetivo de llegar al 5 por ciento anual. Con esta salvedad, los resultados del REM indicaron que los mayores aumentos esperados en los precios regulados llevaron a un incremento acotado de los pronósticos de inflación para el nivel general desde 16,6 hasta 17,4 por ciento para 2018, y de 11,3 a 11,6 por ciento para 2019.