La Justicia aceptó ayer la reapertura del concurso de acreedores de la empresa postal OCA, pero la compañía deberá afrontar la deuda contraída con la AFIP desde mayo último para mantener su licencia para operar.

Mañana comienza el proceso por el cual OCA pedirá la renovación de la licencia que le permite operar como correo, lo que su continuidad en el mercado se decidirá el 20 de diciembre próximo en la reunión del directorio del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom).

La justicia de Lomas de Zamora, donde se tramita la apertura del concurso de acreedores, decidió que la convocatoria de acreedores sea hasta mayo último, por lo que la empresa debe pagar los impuestos generados.

Fuentes de la AFIP revelaron que OCA tiene una deuda cercana a los $3.400 millones desde mayo último, y en caso de persistir esa obligación, no emitirá el "libre deuda" necesario para poder renovar la licencia de correo ante ENaCom. La empresa es el mayor correo privado del país, al que se lo vincula con el ex secretario general de la CGT, Hugo Moyano. Tiene más de 7.000 empleados y podría ir a la quiebra si no encuentra una solución para hacer frente a la deuda impositiva.

Según aseguraron a NA fuentes de la Casa Rosada, la decisión del Gobierno es que si se mantiene la situación actual, el ENaCom avance con la baja de OCA en el registro de operadores postales.