Si bien América latina registró el déficit comercial de laminados más bajo en 16 meses, la participación de las importaciones en el consumo regional cerró el semestre en 36% y muestra el grado de recesión económica.

De acuerdo con la cámara Alacero, "el déficit registrado en enero-junio de 2019 fue de 6,94 millones de toneladas, 10 mil toneladas menos que enero-junio del año anterior (6,95 Mt)".

Además de la disminución de la participación de las importaciones en el consumo real, el consumo latinoamericano en sí mismo se ha reducido, especialmente de productos laminados. Este factor, combinado con la incertidumbre política y la desaceleración económica, representa uno de los principales elementos que impulsan la baja actividad.

En este escenario, con el peor indicador desde febrero, el consumo de acero en América latina cayó un 11,75% en junio en comparación con el mismo mes de 2018, un 7% menos que en mayo de 2019 y un 3% en el acumulado en comparación con la primera mitad de 2018.