Los proyectos de reforma tributaria y laboral que cambian el esquema de contribuciones patronales podría favorecer a las pymes, que son las que tienen una mayor tasa de empleo informal.

Según un reporte de la consultora LCG, la iniciativa del Ejecutivo permitirían reducir el porcentaje de empleo en negro en las pequeñas y medianas empresas desde el 48% actual al 24%, lo que implicaría rebajarlo a la mitad.

Es que las pymes concentran el 90% de los trabajadores no registrados del país y, de acuerdo a los cálculos de LCG, la propuesta del Gobierno les redundarán en un benefi cio equivalente al 62% de las cargas patronales que pagan actualmente.

En líneas generales, el proyecto se compone de tres pilares. El primero de ellos es el establecimiento de un mínimo no imponible de salario bruto para empezar a pagar contribuciones patronales, equivalente al mínimo vital y móvil, que se irá actualizando anualmente de acuerdo a la evolución de los precios.

El segundo punto es la unificación de las alícuotas a una única de 19,5%, eliminando las proporciones diferenciales que hay actualmente por sector y región geográfica y que varían entre el 17% y el 21%.

El tercero es la eliminación del crédito fiscal por IVA para el pago de contribuciones según la región del país.

LCG puntualiza que estos efectos contrapuestos incluidos en la reforma determinarán un costo fiscal de apenas 0,6% del PBI, ya que por el cambio de alícuotas y el establecimiento del MNI se perderán 1,3% en cinco años, mientras que la eliminación del beneficio para descontar el IVA implicará un aumento en la recaudación de 0,6% del PBI (Hoy 3 puntos del pago de contribuciones patronales se destina a cubrir el IVA).

Sin embargo, la eliminación de esta ventaja no será homogénea ya que impactará más en las provincias alejadas del centro econó- mico del país, advierte LCG.