Luego del polémico acuerdo alcanzado con la Unión Europea ( UE), el Mercosur negociará entre mañana y el viernes próximo, en la Ciudad de Buenos Aires, con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), aunque las expectativas comerciales bajaron notablemente, presuntamente por el adverso resultado electoral para el Gobierno.

Fuentes gubernamentales señalaron ayer a BAE Negocios que las conversaciones -que hasta hace poco tiempo, podían cerrarse esta semana- "no están tan accesibles. Estamos en la etapa final de las negociaciones y hay posibilidades de cerrarlo antes de fin de año". Ante la consulta de este diario, desde el Ejecutivo no supieron explicar el cambio de expectativas, ya que se pasó del entusiasmo a una gran cautela.

El optimismo respecto de un cierre inminente desapareció y ahora existen serias dudas

"Se intentará avanzar más en el tema de medidas sanitarias y fitosanitarias, pero también en los demás grupos temáticos. La última ronda fue muy buena, así que se espera que se avance en el mismo sentido y con la misma fluidez", dijeron. "Hay siete capítulos que ya está cerrados. Desde ambos lados hay voluntad de cerrarlo este año", ampliaron en el Gobierno.

En un clima de secretismo rechazado por la Unión Industrial Argentina y varias cámaras sectoriales, el Mercosur se verá las caras con el bloque compuesto por Suiza, Islandia, Noruega y Liechtenstein. Además, la negociación con Canadá sigue en el mes de octubre.