El consumo en enero podría tener cierto repunte, según ACM, ya que durante ese mes la inflación se desaceleró al 1,8% frente al duro 3,1% de diciembre.

Sin embargo, en la consultora LCG no son optimistas. “Con precios nuevos y salarios viejos es difícil augurar un despegue del consumo en los próximos meses”, señala la firma fundada por Martín Lousteau, que advierte por la falta de acuerdo en las paritarias y la suba de 5,7% en jubilaciones luego de la reforma, que las dejó debajo de la inflación.

A eso se le sumará una corrección en el tipo de cambio para reducir el salario real. “El crecimiento del empleo y un mayor aporte del crédito privado, podrían ser los factores que jueguen a favor”, concluye.