Como sucedió en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, ahora San Luis es otro de los distritos que decidió aumentar el inmobiliario rural en un 40% pese al reclamo de las entidades del campo que anticiparon "que con la alta carga tributaria no da ganas de invertir".

"Al ministro del Campo Sergio Freixes le recordamos que ya este año habíamos sufrido un alza del 40% en los impuestos y nos adelantó previo al nuevo aumento que todo se iba a solucionar sin problemas, pero tras lo conversado no se logró nada", afirmó a BAE Negocios, el presidente de la Sociedad Rural de San Luis, Raúl Foncueva, entidad que está afiliada a Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Este diario intento comunicarse con el ministro, pero no hubo respuesta.

Por lo pronto las subas entraran en vigencia en enero de 2018 tras ser aprobado por la Legislatura provincial donde 21 diputados votaron por la afirmativa y 12 por la negativa.