La Argentina ampliará en u$s8.700 M el intercambio de monedas entre su Banco Central y el de China, con lo que esa línea total de crédito ascenderá a unos 17.700 millones, informaron fuentes de la autoridad monetaria local.

El acuerdo al que ambos países llegaron hoy, del que restan pulir solo detalles, significa una extensión del swap cambiario por unos 60.000 millones de yuanes, que se suman a los 70.000 millones que están en vigencia.

Precisamente, el nuevo intercambio de monedas se suma al que había sido firmado en octubre de 2014 durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. 

Al tipo de cambio de hoy, la línea total de crédito se amplía en unos u$s8.700 millones, hasta un total de 17.700 millones.

El entendimiento, comunicado esta tarde en la Embajada Argentina en China, fue realizado en Pekín, donde Sandleris habló a la prensa en el marco de la conferencia “Perspectivas macroeconómicas de la argentina 2019-2023”.

El presidente del Banco Central dejó las siguientes definiciones:

•    “Las medidas que el Gobierno argentino ha puesto en marcha ayudarán a que la economía crezca de una manera sostenible”.

•    “Necesitábamos un esquema más potente y más simple, que permitiera ir reconstruyendo rápidamente la credibilidad del BCRA y de nuestra moneda. De esta manera atacamos las causas subyacentes de la inflación”. 

•    “El nuevo plan monetario establece un estricto control de la base monetaria y permite que los inversores y los analistas chequeen de manera diaria que el BCRA está haciendo lo que prometió".

•    “Durante el primer mes de implementación de nuestro plan, cumplimos con el objetivo de crecimiento nulo de la base monetaria y lo vamos a seguir cumpliendo en los meses siguientes.”

•    "El impacto de la nueva política monetaria en términos de inflación no es inmediato. En septiembre, la inflación fue muy alta, y seguramente lo sea también en octubre, pero creemos que con el transcurso de las semanas se irá reduciendo de forma significativa".