El ministro de Economía de Santa Fe, Gonzalo Saglione, dijo ayer que si bien no existen partidas en el proyecto de Presupuesto Nacional que contemplen el pago de la deuda federal con la provincia, es optimista en que el Gobierno dé cumplimiento a su cancelación el próximo año.

Tras el fallo de la Corte Suprema en diciembre de 2015, que reconoció la deuda nacional con tres provincias por la detracción de recursos coparticipables durante el kirchnerismo, Santa Fe reclama el pago de $50 mil millones. La firma del consenso fiscal entre la Casa Rosada y los gobernadores incluyó, en el caso de Santa Fe, una cláusula que establece que a fines de marzo ambas jurisdicciones deben acordar el monto de la deuda y su forma de pago.

"Entendemos que hay dos escenarios: si la forma de pago incluye desembolsos a partir de 2018, como era nuestra propuesta, el gobierno tendrá que hacer modificaciones a las partidas presupuestarias porque no lo tiene previsto", explicó el ministro Saglione. "La segunda opción -continuó- es que la propuesta de pago se realice con la emisión de títulos públicos que no supongan un desembolso en efectivo en 2018".

De ser así, añadió el ministro santafesino, "no se requeriría la partida presupuestaria correspondiente". Saglione recordó que cuando el Gobierno envió al Congreso el proyecto de Presupuesto 2018, "hicimos hincapié en la incorporación de alguna partida, pero eso no fue incorporado".

El ministro provincial puntualizó que "tenemos hoy una fecha cierta para acordar el monto de la deuda y la forma de pago", y recordó que Santa Fe presentó "una propuesta en julio que combina desembolsos a partir del año que viene con títulos públicos". La administración de Miguel Lifschitz aguarda una convocatoria de Nación para avanzar en los detalles.