Durante el tercer trimestre de 2017, el empleo mostró un crecimiento de 1,9% interanual impulsado por el aumento en la actividad económic aunque un tercio de esos empleos es informal. Según un informe de la consultora Ecolatina, "el empleo agregado experimentó un aumento de 348.000 respecto del tercer trimestre de 2016, de los cuales el empleo registrado aportó 226.000 y la ocupación informal los restantes 122.000 puestos".

"La performance al interior del empleo privado formal fue heterogénea: trepó fuerte la cantidad de cuentapropistas (+4,5% i.a.) y subió poco el trabajo asalariado (+1,1% i.a.).  Dentro del trabajo asalariado privado, se observan marcadas diferencias a nivel sectorial: el fuerte aumento del empleo en la construcción (se generaron casi 130.000 puestos de trabajo entre el tercer trimestre de 2017 e igual periodo del año pasado), se contrapone con la caída de los asalariados en la industria, donde se perdieron más de 85.000 puestos de trabajo en el mismo período.

La consultora marcó además que "los aspectos negativos del comportamiento del mercado laboral se destacan que la tasa de desocupación bajó sólo 0,2 p.p. respecto del tercer trimestre de 2016, el empleo informal creció 2% i.a. y la subocupación demandante (personas que trabajan menos de 35 horas semanales y desean trabajar más horas) trepó 14,7%a.

Para Ecolatina, con estos datos "es insostenible el sistema de reparto en una economía en la cual uno de cada tres trabajadores ejerce en el sector informal. El blanqueo laboral, la proliferación de mayores facilidades para la formalización de los empleados y los mecanismos para reducir la litigiosidad apuntan a resolver esta problemática. Asimismo, la progresiva reducción de ganancias para aquellas firmas que reinviertan utilidades es un claro incentivo para impulsar la creación del empleo privado de calidad"