La mayor necesidad de pesos de las empresas recalentó el mercado de tasas y el call entre privados llegó a operarse al 32% anual, en un mes en que estacionalmente se incrementa la demanda de dinero y que en las mesas anticipan que estará marcado por la iliquidez. El pago de los sueldos, aguinaldo y el vencimiento de algunos impuestos llevó al sector privado a salir a buscar pesos al mercado y hasta hubo bancos que debieron desprenderse de Lebac para cubrir esa demanda.

"Se viene un diciembre ilíquido y lo de hoy (por ayer) es un anticipo de cómo va a estar el mercado en los próximos días", señalaba el gerente financiero de un banco local, y hacía referencia al cambio en el cómputo de encaje, que este año volvió a ser mensual para el último mes del año y no trimestral, cómo venía sucediendo. "Encima ésta es una semana corta", agregó.

La suba se reflejó en todas las líneas de crédito de corto plazo, que son las más sensibles a los cambios en la demanda de dinero. Así, el call para las empresas de segunda línea llegó ayer al 32%, cuando el lunes se pagaba entre 28% y 29%. La tasa a un día para las empresas de primera línea ayer se operó en torno al 30%, también por encima del 28,5% en que se movió el día previo. El call entre bancos se negoció en el 29,5% anual, un alza de un punto porcentual.

El mercado secundario de Lebac no fue ajeno a estos movimientos y el rendimiento de la letra más corta, que vence el 20 de diciembre trepó un punto porcentual, al 30,5% anual. El resto de la curva se mantuvo estable, en los mismos niveles en que venía operando en los días previos. Según fuentes del mercado, el Banco Provincia habría operado con fuertes ventas en ese tramo, lo que explica la suba que registró la tasa. De todos modos, más allá de que pueda parecer un caso puntual, el desarme de su cartera refleja también la necesidad de pesos de la entidad pública, para responder a la mayor demanda de dinero del sector privado.

En el mercado especulan que en los próximos días, con el objetivo de evitar que la tasa siga en alza, el Banco Central salga a comprar Lebac para inyectar liquidez al mercado y así le ponga paños fríos al costo del dinero.

La mayor suba en nueve meses

Por su parte, desde ya hace algunas semanas que las tasa de los plazos fijos comenzaron a recuperarse, impulsadas en parte por los aumentos que aplicó el Central a las tasas -tanto en pases como en Lebac- y por la necesidad de los bancos de responder a un crecimiento de los préstamos privados. Este mejor rendimiento para los ahorristas, que hoy ronda el 23% anual, se reflejó en el stock de plazos fijos del sector privado, que cerraron noviembre con su mayor crecimiento en nueve meses.

Según los últimos datos del BCRA, en noviembre, las colocaciones a plazo privada crecieron 17.010 millones de pesos, más del doble de los 8.140 millones que aumentaron en octubre y la mayor variación desde febrero, cuando registraron un alza de $20.839 millones. "En diciembre también va a seguir creciendo el stock, de la mano de tasas en alza", destacaban en la mesa de dinero de un banco público.

Los plazos fijos atados a UVA, que ajustan por inflación, también tuvieron su mejor mes del segundo semestre, al anotar un aumento de $450 millones, la mayor suba desde los $749 millones que aumentaron en marzo. Así, y más allá de que no todos los bancos lo ofrecen, lograron revertir dos meses de caída consecutiva y el stock ya llega a los $1.557 millones.