Entre los meses de enero y octubre, la cadena textil tuvo un déficit de 833 millones de dólares, si se toma en cuenta que las exportaciones fueron de u$s422 millones y las importaciones, u$s1.255 millones.

De acuerdo un informe de la consultora IES, las exportaciones en valores alcanzaron los u$s422 millones, un 22,9% más que en 2017, mientras que en cantidades subieron un 40,7%, principalmente por las ventas externas de fibras de lana y de algodón, superior a igual período del año pasado.

En cuanto a las importaciones del sector textil e indumentaria treparon a u$s1.255 millones en el período analizado del corriente año, un 3,9% por debajo de los u$s1.305 millones de un año atrás. Medidas en volúmenes, la caída fue mayor, ya que llegó al 5,1%, con respecto a igual período de 2017.

En lo que concierne al destino de las exportaciones medidas en valores, entre enero y octubre, Alemania ocupó el primer lugar con el 20,2%, seguido por Indonesia con el 11,6%, China (10,6%), por Paquistán (9,5%) y por Brasil (8,6%). Por otra parte, China alcanzó el 53,7% del valor importado, mientras que Brasil se ubicó en el segundo lugar (15,8% de participación), y así ambos suman el 69,6% de participación en el total de las compras externas.