La quita de los reintegros a la industria que trabaja con los productos de las economías regionales tendrá un efecto negativo sobre los productores, que verá en los precios que recibe su mayor impacto.

Desde Coninagro, su presidente Carlos Iannizzotto advirtió: "la variable de ajuste es el productor, dado que sino hay exportación habrá un sobre stock que frente a un mercado tan recesivo como el que tenemos, sabemos lo que se viene".

Actualmente los reintegros que reciben las industrias ligadas a las producciones regionales son: vitivinícolas, citrícolas, peras, manzanas, yerba mate, algodonero, arrocero, entre otros. Todos tenían un porcentaje de devolución de entre el 6% al 8 por ciento.

Iannizzoto reconoció que el "impacto será muy duro dado que en todas las mesas de competitividad", y dijo que "se venía pidiendo no sólo que se mantengan los reintegros sino que en muchos casos se pedía más".

Fuentes de la industria manifestaron que con la inflación los números son muy ajustados dado que a diferencia de los comodities, hace falta que el sector acomode sus costos a la exportación. Se desconoce en el corto plazo el valor del dólar y las tarifas, y más aún con tasas de interés que superan el 50 por ciento.

El titular de Coninagro fue duro con el Gobierno al afirmar que los dichos "sobre que el dólar ha subido, todo se trata de circunstancias con lo que no se ve una política definida a favor de la producción sino que se trata de medidas fundamentadas en función del déficit". El "semáforo" de Economías Regionales que realiza Coninagro en forma mensual presentó en agosto 11 sectores productivos con signos de crisis, uno más que en julio, con 19 actividades registradas.

La industria reconoció que es necesario seis meses para poder exportar. En ese lapso el productor sentirá la incertidumbre dado que entregará sus productos sin saber qué precio recibirá ni tampoco cuando se le pagará.