La producción industrial creció apenas 1% en 2017, impulsada por la construcción, y para este año se proyecta una mejora de entre 2 y 3%, informó hoy la Unión Industrial Argentina (UIA).

Según su último Informe de Actualidad Industrial, la entidad puntualizó que la producción fabril cayó 1,5% interanual en diciembre de 2017, con lo cual cerró el año con un incremento de 1%.

La UIA detalló que luego de un primer trimestre de 2017 con una baja del 3,1%, la actividad industrial local mostró un repunte en el segundo (2,2%) y tercer trimestre (2,6%), pero se ralentizó en el cuarto (1,8%). 

La menor tasa de crecimiento experimentada a fin de año se explicó porque “la base de comparación del cuarto trimestre de 2016 era más elevada, y por una moderación en el crecimiento de los rubros vinculados a la construcción”, señaló el informe. 

Para la central fabril, la recuperación de la industria en 2017 fue impulsada fundamentalmente por las actividades asociadas a la construcción y, en menor medida, el consumo interno.

Además, aclaró que el crecimiento de la actividad industrial presentó en 2017 una dinámica a “velocidades heterogéneas‘: por caso, la mejora en los indicadores de sectores vinculados a la construcción, como el de minerales no metálicos (12,8%) . industrias metálicas básicas (10,4%), contrastaron con el sector textil (-6,7%) y el de calzado (-9,9%). 

En materia de comercio exterior, la UIA explicó que si bien las exportaciones de Manufacturas de Origen Industrial (MOI) presentaron un incremento del 11,1% interanual (alcanzando 18.668 millones de dólares), el déficit en este tipo de productos tocó el récord de 38.372 millones de dólares.

“Esto se explicó por el dispar crecimiento económico de Argentina en relación a Brasil (2,8% versus 1%, respectivamente), derivando en un déficit MOI de 10.517 millones de dólares con este país, y por el deterioro de la balanza comercial con China y la Unión Europea”, puntualizó la central fabril.

A su vez, indicó que 2017 estuvo marcado por el máximo histórico de 8.471 millones de dólares de déficit comercial.

Este escenario se explica sobre todo por el bajo crecimiento del valor de las exportaciones (0,9%) respecto al fuerte incremento de las importaciones (19,7%), añadió la entidad.

En materia de empleo, la UIA sostuvo que noviembre de 2017 (último dato disponible) mostró la primera suba mensual en 24 meses (0,01% desestacionalizado contra octubre de 2017).

Con relación al mismo mes de 2016, exhibió una contracción de 1,6% (-19.300 puestos de trabajo), los sectores más afectados fueron calzado y cueros, textiles y confecciones. 

“Se espera que el nivel de empleo del sector se mantenga estable durante el 2018”, consideró la UIA.

Por último, estimó un crecimiento de la actividad industrial de entre 2 y 3% para 2018, y afirmó que el resultado final “dependerá del dinamismo de los proyectos de inversión que se articulen con el formato de Participación Público-Privada (PPP). Y también incidiría positivamente una rápida sanción de la Ley de Compre Argentino y Desarrollo de Proveedores”.

“Otro factor de importancia será el sostenimiento del crédito productivo a través de, por ejemplo, líneas diferenciadas como la LCIP (que explicó en 2017 un 57,7% del total de créditos a las MiPyMEs)”, concluyó.