En un escenario de recorte en el gasto público, el Gobierno dará una señal en favor de la industria metalúrgica y extenderá hasta el 30 de junio de 2018, el régimen de incentivo fiscal para fabricantes de bienes de capital, mediante la entrega de un bono cancelatorio de impuestos.

La prórroga ya fue decidida por el Ejecutivo y así el beneficio no caducará el 31 de diciembre, aunque mantendrá la exigencia de no suspender ni despedir personal si las empresas pretender continuar dentro del esquema. El bono fiscal de hasta 14% de la facturación mensual "es un buen mecanismo, vamos a continuarlo", señalaron fuentes gubernamentales, situación que fue notificada a la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra).

El título cancelatorio de tributos nacionales está destinado a promover la fabricación nacional de bienes de capital, informática y telecomunicaciones. A mediados de año, se limitó su alcance solamente a los bienes nacionales ya que anteriormente también llegaba a productos que se importaban para fabricar. En este marco, desde algunas empresas nucleadas en Adimra plantearon que la entrega del bono fiscal debe ser rápida, ya que la deuda acumulada superaría los $500 M desde años anteriores.