La intervención del Banco Central tuvo efecto acotado. Ayer, sin la tutela de la autoridad monetaria, el dólar volvió a subir y alcanzó un récord de 20,61 en las pizarras.

Los u$s30 millones que liquidó el BCRA el lunes sólo alcanzaron para enfriar la escalada de la divisa en la primera rueda de la semana pero ayer la entidad que preside Federico Sturzenegger decidió mantenerse al margen del mercado y la demanda nuevamente superó a la oferta, empujando el valor de la moneda estadounidense hacia arriba.

En la plaza mayorista, el dólar cerró a $20,34 para la venta, 13 centavos por arriba de la jornada previa. En las pizarras, en tanto, avanzó 9 centavos en promedio, a 20,61 pesos.

"La demanda de divisas estuvo otra vez muy activa y, sin la presencia del BCRA, impulsó una recuperación importante del tipo de cambio", señaló Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

"El dólar vuelve a superar los registros anteriores y todo parece indicar que el piso de su cotización se ubica poco a poco en un rango que se despega de los $20 que se estimaba semanas atrás", agregó.

Las compras se intensificaron a partir de la mitad de la rueda y se mantuvieron constantes hasta el final, en medio de una oferta de divisas magra.

En la city porteña sorprendió ayer que, luego de la intervención del lunes, el Central decidiera ayer no reforzar su señal hacia el mercado.

Flotación confusa

"La política monetaria no es ni libre flotación, ni flotación administrada, es de flotación confusa", ironizó el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado.

Desde diciembre el dólar viene acomodándose al alza de forma sostenida, lo que desencadenó el lunes la primera intervención del BCRA en 7 meses.

Economistas coinciden en que el Gobierno está preocupado por el impacto que podría tener la escalada de la divisa estadounidense sobre los precios, justo en medio de las discusiones paritarias.

Según Fernando Izzo, director de ABC Mercado de Cambios, la suba del dólar ayer "demuestra que los bancos, empresas e inversores aún no habían satisfecho sus necesidades de coberturas".

De hecho, el volumen de operaciones registró un incremento del 25%, hasta u$s753 millones.

Los contratos de dólar futuro acompañaron la escalada del billete, con subas en promedio de más de 8 centavos.

En tanto, en el mercado secundario, la tasa de las Lebac de corto plazo se ubicó en 26,40%, mientras que la letra de más largo vencimiento se mantuvo en 25,05 por ciento.