Sin los dólares del campo, operadores estiman que la demanda de divisas continuará empujando al alza al tipo de cambio y que sólo las intervenciones del Banco Central conseguirán ponerle un techo.

La autoridad monetaria tuvo que desembolsar u$s413 millones el viernes, la suma más alta en siete meses, para poder frenar la escalada del dólar, luego de que en la jornada previa se disparara más de 11 centavos.

Así, la moneda estadounidense cerró la semana a $20,20 en la plaza mayorista y a un promedio de $20,53 en las pizarras de los bancos.

"Fuerte y agresiva intervención del Banco Central derrumbó la cotización del dólar mayorista desde máximos en $20,389 hasta mínimos en $20,19 por unidad", señaló Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

Así, en el acumulado de la semana pasada, el tipo de cambio perdió un total de cinco centavos.

"Por segunda semana consecutiva, las ventas oficiales reducen la cotización del dólar alejándolo de los máximos históricos", agregó Quintana.

Desde el lunes de la semana pasada el BCRA lleva vendidos u$s 935 millones con el fin de frenar el alza del tipo de cambio y evitar así un mayor traslado a precios.

Luego de la fuerte intervención del viernes, las reservas internacionales del Central finalizaron en u$s61.686 millones, lo que significó una caída diaria de u$s265 millones.

Por la intervención del BCRA, el volumen de negocios en el mercado de cambios superó el viernes los u$s1.091 millones, la segunda marca más alta del año.

En el mercado de futuros del Rofex el contrato para fin de mes cerró el viernes a $20,37, con una tasa implícita del 21,08 por ciento.