Sin la necesidad de hacer frente a grandes gastos y ante la posibilidad de que el tipo de cambio siga mejorando, el productor empezará a desprenderse de las 15 millones de toneladas de soja sin vender en febrero próximo para encarar los costos de la cosecha. Lo retenido significa ingresos por u$s5.400 millones.

El cierre de la moneda norteamericana en $19,20 no fue un incentivo para que la oferta salga a comercializar sus granos. Y si bien la tonelada terminó cerrando en $4.800, un 2,2% respecto del miércoles. No se vio la misma suba al trasladarlo a dólares. Este quedó en u$s248.

Al cierre de esta edición, el portal oficial Sio Granos mostraba ventas por 185.000 toneladas. El miércoles llego a 188.834. Se supone que serán superadas. Pero no es el gran volumen que la plaza espera.

Además hoy es un día clave. Se vencen 500.000 toneladas de soja que están bajo la modalidad a fijar precio. Todo hace pensar que casi no se comercializaran. Ya las exportadoras informaron que habrá una penalidad del 1% mensual sino se le pone un valor. La quita de alrededor de $50, es aceptable en un contexto en donde la baja del 0,5% en las retenciones le da un mejor margen.

También existe la expectativa de la ausencia de lluvias en enero, este ayudaría a que el valor del poroto en Chicago tenga un repunte que llegue al mercado interno.

Un tema no menor es que el precio actual de la soja hoy es mas barato que la posición mayo 2018, es por eso que conviene retenerla lo que más se pueda.