En los primeros tres años de Gobierno de Mauricio Macri sólo se crearon puestos laborales precarios o públicos. Con una población que creció cerca del 4% en ese período, en el primer trimestre de este año el empleo asalariado privado, habitualmente asociado al trabajo de calidad, se mantuvo exactamente en el mismo nivel que tenía en el mismo período de 2016 al ocupar a 7.213.000 de personas, según informó ayer el Indec.

En simultáneo, el empleo público creció 2,9% al incorporar 98.000 trabajadores. Pero el 90% de los puestos de trabajo creados en ese lapso, casi un millón, se explicó por modalidades precarias: hubo 383.000 nuevos asalariados no registrados (8,7%) y 466.000 cuentapropistas más (9,9%).

El argumento oficial y de amplios sectores del empresariado es la necesidad de una reforma en la legislación laboral para terminar con la informalidad, tal como exige el FMI. El argumento es que no se contrata por los altos "costos laborales". Sin embargo, un estudio de la Undav apuntó, por ejemplo, que en Argentina el valor de los impuestos como porcentaje de los salarios (39,1%) es 10 puntos menor al de Bélgica y Alemania. Y el costo de las indemnizaciones por despido es idéntico al de Australia: cuatro semanas por año trabajado.

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos