Sólo un tercio de las administraciones provinciales cuenta con un amplio margen financiero para enfrentar los desafíos de este año de ajustar el gasto público.

Así lo estimó un estudio oficial al señalar que se trata de un escenario con reclamos salariales por encima de la pauta oficial -del 15%- y las nuevas restricciones fijadas por la Ley de Responsabilidad Fiscal. Según el Instituto del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), San Juan (12,3%), Santiago del Estero (11,8%), San Luis (8,0%) y Córdoba (5,9%) encabezan el ránking de las ocho provincias con superávit fiscal después del pago de intereses de deuda. Mientras que Jujuy (-17,9%), Santa Cruz (-18,9%) y Chubut (-19,15%) figuran al tope en el otro extremo de la tabla, entre los 16 distritos en rojo, incluida la Ciudad de Buenos Aires.

Esto significa que algunas provincias tendrán que hacer un mayor esfuerzo para limitar el gasto ya que la ley aprobada en diciembre pasado dispuso que el gasto salarial no puede superar la inflación real y las plantillas de empleados deben acompañar el crecimiento poblacional. En tanto, las provincias más conflictivas son las que tienen mayor gasto en personal, dependencia de la coparticipación y stock de deuda y en promedio, actualmente, las administraciones destinan un 53,1% de su gasto total en masa salarial. Río Negro encabeza la lista, con un 64,3%, mientras que San Luis se ubica en la otra punta, con un 35,4%.