Sólo un tercio de las  administraciones provinciales cuenta con un amplio margen  financiero para enfrentar los desafíos de este año de ajustar el  gasto público.

Así lo estimó un estudio oficial al señalar que se trata de  un escenario con reclamos salariales por encima de la pauta oficial del 15% y las nuevas restricciones fijadas por la Ley de  Responsabilidad Fiscal.

Según el Instituto del Instituto Argentino de Análisis Fiscal  (IARAF), San Juan (12,3%), Santiago del Estero (11,8%), San Luis  (8,0%) y Córdoba (5,9%) encabezan el ránking de las ocho provincias con superávit fiscal después del pago de intereses de deuda. 

Mientras que Jujuy (-17,9%), Santa Cruz (-18,9%) y Chubut  (-19,15%) figuran al tope en el otro extremo de la tabla, entre  los 16 distritos en rojo, incluida CABA.

Esto significa que algunas provincias tendrán que hacer un mayor esfuerzo para limitar el gasto ya que la ley aprobada en  diciembre pasado dispuso que el gasto salarial no puede superar la inflación real y las plantillas de empleados deben acompañar el  crecimiento poblacional. 

Esas son las variables que tendrán en cuenta el Gabinete para autorizar la toma de deuda en las gestiones provinciales.

En tanto, las provincias más conflictivas son las que tienen   mayor gasto en personal, dependencia de la coparticipación y stock de deuda y en promedio, actualmente, las administraciones destinan  un 53,1% de su gasto total en masa salarial. 

Río Negro encabeza la lista, con un 64,3%, mientras que San  Luis se ubica en la otra punta, con un 35,4%, aunque más de un 70%  de sus ingresos son de la coparticipación.

Los especialistas aseguran que serán claves las paritarias de  los docentes y estatales para bajar el déficit fiscal, en un  contexto con tarifas y dólar subiendo por encima de la inflación. 

La Ciudad acordó la semana pasada con los municipales una suba  del 12% sin cláusula gatillo y la gobernadora María Eugenia Vidal  ofreció un 15% con una suma única de $4.500 por presentismo. 

“No va a resultar sencillo por cuanto en las últimas semanas  subió la expectativa de inflación por arriba del 19% para 2018”,  dijo a Clarín, Marcelo Capello, de la Fundación Mediterránea.

Por fondos no percibidos y las restricciones durante el  kirchnerismo, la Provincia acumula el mayor stock de deuda sobre  ingresos (63,5%), por encima de Chubut (94,7%), Jujuy (59%) y el promedio general (39,3%), pero este año Vidal, contará con $40.000  millones adicionales. 

El pacto fiscal prevé que las provincias reduzcan ingresos  brutos de manera gradual y aumenten los patrimoniales, a cambio  del reintegro de fondos al distrito bonaerense y la reforma  previsional, con la que el Gobierno obtendría más de $70.000  millones.

La Patagonia, por otra parte, está expuesta a los vaivenes del  precio del petróleo y el gas, y dejó de recibir fondos  discrecionales tras el cambio de Gobierno.