El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, defendió hoy el régimen de metas de inflación y consideró que el último año la evolución de los precios minoristas bajó en forma "importante", en un contexto de crecimiento económico y baja volatilidad.

Sturzenegger presentó hoy el Informe de Política Monetaria (IPOM) de enero 2018, el primero luego de que el Poder Ejecutivo relajó las metas de inflación hasta 15 por ciento, desde una banda previa de entre 8 y 12 por ciento.

El titular de la autoridad monetaria comenzó la presentación destacando la inflación con la que cerraron 2017 otras naciones de América latina que tienen régimen de metas y tipo de cambio flotante, al igual que la Argentina.

México, por ejemplo, cerró con una inflación de 6,77 por ciento, Colombia, de 4,09 por ciento y Brasil, de 2,95 por ciento, cifras "envidiables", según el titular del Banco Central.

Sturzenegger destacó la baja de casi 12 puntos porcentuales de la inflación en 2017, en comparación interanual, aunque mencionó que lo hizo a un ritmo menor al esperado por el Banco Central. 

La autoridad monetaria tenía una meta prevista de hasta 17 por ciento para el 2017 y reconoció que el desvío final -el año cerró con una inflación de 24,80 por ciento-  se debió, principalmente,  a dos causas: el relejamiento de la política monetaria entre octubre de 2016 y marzo de 2017; y el aumento de los precios regulados.

Sturzenegger calculó que los precios regulados aumentaron 38,70 por ciento en 2017, pero espera que para el presente año sólo lo harán 21,80 por ciento.

Precisamente, para el titular del Banco Central, las condiciones iniciales de 2018 son más favorables que las del inicio de 2017,  con una inflación núcleo de 18,50 por ciento interanual (versus  23,10 por ciento de 2017) y una tasa de interés real de 10,50 por ciento (versus  3,90 por ciento de 2017).

"La inflación núcleo está viajando a un nivel menor al que esperábamos", indicó.