En el capítulo fiscalización se destacó una mejora de 77% (en cantidad) durante el año pasado, en tanto que los valores ajustados subieron 107% y las conformidades de pago por parte de los contribuyentes llegaron al 240%.

Precisamente en términos de fiscalización, Abad indicó que "se confecccionaron 2.200 actas de infracción por la indebida comercialización de alimentos y se excluyeron a 490 monotributistas que no cuadraban en esa categoría".

Respecto al control de facturas falsas se detectaron 2.300 empresas que facturaban trimestralmente $39.000 y, tras categorizarlos en el rubro M, que implica un seguimiento más cercano, pasaron a facturar $560 millones, con lo cual "quedó al descubierto la maniobra delicitiva", explicó.

Otro punto que contribuyó a mejorar la recaudación de IVA fue la bancarización de más contribuyentes, a partir de una suba del 66% en la cantidad de Pos instalados, que pasaron de 660.000 en 2016 a 1.093.000 el año pasado.

Sobre el final, Abad también se refirió a la situación de las empresas Oca y Oil, ambas concursadas, y el rol de la AFIP frente a la evolución de ambas compañías en el marco judicial.

"La deuda de Oca con la AFIP ronda los 3.000 millones de pesos y tal cómo se indicó en el concurso estamos en proceso de levantar todos los embargos para que la empresa cumplimente esa deuda, que estimamos quedaría cancelada al reciente mes de febrero", remarcó Abad.

Y en el caso de Oil, aclaró que "muchas empresas del Grupo Indalo, incluso las de comunicación, se estarían presentando ante la Justicia para concentrar todo en el mismo juzgado".

"De todas formas es un tema que nos excluye, los planes de pago vigentes en la AFIP para las empresas concursadas son los mismos para todos, acá no hay preferencias ni excepciones", concluyó el funcionario.