Con la variación del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, que actualiza automáticamente por el índice Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), más trabajadores pasarán a pagar el tributo en el 2019. Durante el año que viene, el mínimo no imponible subirá 28,2%. Es decir, que deberán pagar los trabajadores sin hijos ni cónyuge que perciban un salario mensual de al menos $38.301, incluyendo al aguinaldo en el cálculo. Entre los que tengan dos hijos y cónyuge, pagarán los que cobren $50.668 o más.

Durante 2018, el mínimo no imponible para los trabajadores sin hijos ni cónyuge fue de $29.855 por mes y para el casado con dos hijos menores a cargo, es de $39.495, incluyendo al aguinaldo dentro del cálculo, ya que Ganancias opera en forma anual.

El Ripte de octubre, que mostró una variación de 5,2% de los salarios contra septiembre, se publicó ayer y terminó de redondear un salto de 28,2% en la comparación interanual. Ese número es el determina la variación del mínimo no imponible del año que viene. Entre analistas hay cierto consenso respecto a cómo se movieron lo salarios a lo largo del año. Una clave para comprender lo que sucederá con la cantidad de trabajadores alcanzados por Ganancias durante el año que viene es que entre octubre, el mes del Ripte que se toma como referencia para el salto del mínimo no imponible, y fin de año es que las paritarias siguieron su curso.

De hecho, el consenso es que las paritarias cerraron el año en torno a 30%. Eso implica una caída del salario real bastante fuerte y de hecho, según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), el salario real se encuentra en su punto más bajo de la última década, con una caída de 15% interanual en octubre. Pero contra el Ripte de octubre implica, en el margen, una suba. Sobre todo si se toma en cuenta que los salarios alcanzados por por ganancias fueron los que obtuvieron las subas más significativas por la vía de las paritarias. Es el caso de los aceiteros, camioneros y judiciales.

"Para calcular si alguien ingresa o no dentro de los que pagan Ganancias del año que viene, se toma en cuenta todo el ingreso del año corriente. Se van pagando anticipos en función de lo que se va estimando que va a ser el ingreso anual pero se empieza el año que viene con el ingreso anual que determino la paritaria de este año", explicó el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez.

Y agregó: "El universo de gravados va a crecer y también va a haber un aumento de la carga por el lado de la alícuota. La paritaria de este año todavía no se cerró. Hay gremios que tuvieron tres, con tercera miniparitaria. La UTA, con la paritaria actual, contra marzo está en 35% de aumento. Camioneros está arriba también. En el margen, la actualización está debajo de esos valores, por lo cual es un poco amarreta. Si uno piensa en incrementos en 35% por debajo. Te crece la base imponible, o sea gravó a más gente, y además la alicuota".

Un informe reciente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) mostró que los afectados por ganancias ya crecieron fuerte entre 2015 y 2018 y la dinámica de ese crecimiento en los alcanzados por el tributo continuaría en el 2019. Según el informe publicado por Iaraf, entre 2015 y 2018 creció 60% la cantidad de alcanzados. Es decir, se sumaron 700.000 más. Según los números del último agosto, el 20% del total de los asalariados pasó a pagar el impuesto. En el 2015 sólo el 13% de ellos tributaba. Si bien desde el Iaraf destacan que el 20% no es una cifra superior a la que se verifica en los otros países de la región, eso implica que en la comparación entre agosto del 2015 y agosto del 2018 la cantidad de alcanzados por ganancias pasó de 1.200.000 trabajadores a 1.900.000.