Alrededor de 4,2 millones de clientes del servicio eléctrico, equivalentes a 32 por ciento del total de usuarios a nivel país, continuarán con el beneficio de tarifa social, un sistema para el cual el Gobierno nacional ratificó el subsidio del 100 por ciento del precio mayorista hasta los 150 Kwh.

Así se explicó en la audiencia pública para analizar la actualización de las tarifas del servicio eléctrico, en la que expusieron el secretario de Energía Eléctrica, Alejandro Sruoga, y la titular del Área de Análisis Regulatorio del Ente Nacional regulador de la Electricidad, Cristina Tonnelier.

Sruoga precisó que 32 por ciento de los usuarios del servicio eléctrico de todo el país continuará con el beneficio de tarifa social, lo que representa a 4,2 millones de hogares en lo calificó como "un criterio de protección frente al proceso de normalización trarifaria".

La política que se mantendrá a pesar de las actualizaciones tarifarias es subsidiar el 100 por ciento del precio mayorista hasta los 150 Kwh por mes, y subsidiar parcialmente el excedente desde ese tope hasta los 300 Kwh por mes.

En el segmento de quienes superen el consumo básico, se estima que el 60 por ciento de los usuarios residenciales vulnerables pagarían menos de 206 pesos antes de impuestos.

De esta manera, para los usuarios de tarifa social con un consumo de hasta 150 kwh la factura estará compuesta por un cargo fijo de 22 pesos más un cargo variable de 178 pesos, lo que suma 200 pesos de los cuales el subsidio del Estado cubrirá 153 pesos.

En el caso de un consumo de 325 kwh, la factura se integrará por un cargo fijo de 44 pesos más un cargo variable de 406, lo que totaliza los 450 pesos de los cuales el subsidio del estado cubre 244 pesos. El total a pagar por el usuario será en este caso de 206 pesos antes de impuestos.