El renunciado jefe de la AFIP, Alberto Abad, admitió ayer que la Argentina no va a lograr un "boom" económico, pero consideró que el Gobierno está "yendo por el sendero que tiene que ir".

"No es que va a ser un boom, pero se está yendo por el sendero que tiene que ir. Todos sabemos que la política es un arte de equilibrar entre el corto y el largo plazo. Cuando uno arbitra sobre el corto plazo, lo más probable es que el largo plazo sea desastroso a nivel país", consideró el funcionario.

En declaraciones radiales, Abad afirmó que "a este Gobierno le ha tocado arbitrar entre el corto y el largo plazo. Está arbitrando a favor del largo y por eso está pagando costos en el corto plazo".

A su criterio, la economía está en una fase de "reordenamiento" que avanza "razonablemente bien".

Además, comentó que "la recaudación y los ingresos fiscales forman parte de dos componentes, los ingresos y los gastos. Y la estructura de gastos en la Argentina y en el mundo tiende a ser inelástica. El proceso de la baja del gasto se está produciendo lentamente, mientras tanto cruje".

También, propuso "ver a los países a los que les va bien, a las democracias escandinavas. Son naciones que se ordenaron política y socialmente".

Por otra parte, Abad aseguró que su renuncia -que anunció el viernes pasado- "es más que nada un retiro. Y es un acto de libertad. A los 73 años, tengo cierto derecho a reconstruir mi vida familiar".