La decisión del Banco Central de dejar sin cambios la tasa de Política Monetaria y un mejor clima en los mercados globales revirtieron ayer la tendencia alcista del dólar en el segmento mayorista, donde la divisa estadounidense bajó 24 centavos o 1,20% a 19,66 pesos, marcando así la mayor caída en 5 semanas. El retroceso se trasladó a las pizarras de bancos y casas de cambio, donde se vendió a 20,02 pesos (-1,04%).

"La decisión oficial de mantener sin cambios la tasa de referencia en el mercado, sumada a una mayor dosis de tranquilidad proveniente de los mercados externos, generaron un clima propicio para estimular el ingreso desde el exterior y el desarme de posiciones dolarizadas", resumió Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio.

Tasa fija

La autoridad monetaria mantuvo ayer en 27,25% la tasa del centro del corredor de Pases, al advertir señales mixtas y alzas en las expectativas de la evolución de los precios minoristas.

"Era previsible que el Central no tocara la tasa de referencia por la volatilidad en el tipo de cambio, puesto que el dólar aumentó 3,5 por ciento en las últimas dos semanas", mencionó en un informe el jefe de Estrategia de Puente, Juan Manuel Pazos.

El mercado de cambios operó desde el arranque con tendencia vendedora. La primera operación se concretó a 19,85 pesos, cinco centavos por debajo del cierre del miércoles. Y desde entonces, la moneda estadounidense continuó debilitándose al ritmo del desarme de posiciones por parte de bancos, empresas e inversores financieros. El mercado externo acompañó, con menor volatilidad y mejora para los indicadores bursátiles estadounidenses.

La baja se trasladó a toda la curva de los contratos a futuros, en especial los de febrero

"En un día que los mercados internacionales operaron con optimismo y con el dólar americano debilitándose contra otras monedas, era lógico que llegara el contagio a nuestros mercados financieros", comentó Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios.

La tendencia declinante de la divisa se profundizó a media rueda, cuando se conoció que la banca de inversión JP Morgan deslizó en un informe que el país está en condiciones de ser recategorizado desde el actual mercado de Frontera a Emergente, lo que podría significar un flujo de ingresos por unos 5.500 millones de dólares (ver aparte).

El documento de JP Morgan motivó a los inversores a cambiar de activos, dólares por pesos, y volver a posicionarse en Lebac. Las Letras del Banco Central operaron con tasas de 27,20% a 34 días y de 25,40% a 243 días, con operaciones por unos 330 millones de dólares en el mercado secundario. Además, en el mercado de dinero entre bancos el call money cerró en alza a un promedio del 27,50%, con máximos en 28%, mientras en swaps cambiarios se pactaron 233 millones de dólares.

"El cambio de expectativas desarticuló la incipiente presión sobre el dólar y alejó algo su cotización de los máximos históricos, una circunstancia que habrá que seguir con atención en lo que resta de febrero", completó Quintana.

Futuros

La caída del dólar se observó además en la curva de contratos a futuro, donde todas las posiciones cerraron en baja. En el Rofex, el volumen operado ascendió a 797 millones de dólares, de los cuales más del 30 % se concentró en los contratos de febrero, cuyo precio cayó 1,37% a 19,835 pesos, mientras a diciembre retrocedieron 0,73% a 23,23 pesos.