El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró ayer en declaraciones televisivas que todavía considera mantener por un nuevo mandato en su cargo a la titular de la Reserva Federal, Janet Yellen, después de que hayan circulado distintos nombres para reemplazarla.

La actual presidenta de la Reserva Federal tuvo un desempeño impresionante durante una entrevista en la Sala Oval el pasado jueves, según dijeron varias personas cercanas al tema.

Yellen dejó en claro al presidente que quería conservar su puesto, no fijó ninguna condición para su reelección a un segundo mandato, y sugirió nombres para el cargo de vicepresidente, que fueron bien recibidos en el equipo de Trump.

Yellen, la primera mujer que ha liderado el banco central estadounidense, también argumentó que la economía está marchando bien, y que las políticas de la FED han sido un soporte para el crecimiento.

Trump, que se opondría a miembros conservadores de su propio partido si opta por reelegir a Yellen, ha dicho que tomará una decisión antes del 3 de noviembre sobre a quién nombrará para dirigir la FED cuando termine su período, 3 de febrero de 2018.

En un almuerzo con senadores republicanos el martes, Trump pidió que los asistentes revelaran sus preferencias por Yellen y otros dos candidatos al puesto: John Taylor, economista de la Stanford University y el gobernador de la FED, Jerome Powell.

La confianza en el Banco Central es clave para continuar con el crecimiento económico y la creación de empleo, algo que Trump frecuentemente señala como un logro.

Dentro de la Casa Blanca, la entrevista entre Trump y Yellen fue catalogada como seria, y no solo como una cortesía, dijeron dos de las personas consultadas.

El presidente realmente la está considerando como una finalista para el puesto, dijeron las personas, a pesar de las dudas entre muchos de sus asesores más cercanos.

“La verdad me gusta mucho”, dijo Trump sobre Yellen en una entrevista el viernes con Fox Business Network, que será transmitida el domingo.