El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer que nominará a Jerome Powell para dirigir la Reserva Federal del país, en reemplazo de su actual titular, Janet Yellen. Se trata de un miembro de la Junta de Gobernadores de la Fed y es considerado un moderado y una garantía de continuidad en el banco central estadounidense.

La noticia impactó en el mercado de deuda local, donde los títulos en dólares de más largo plazo aceleraron su suba, en sintonía con la baja que registró la tasa de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años, que pasó del 2,37% al 2,35%. Esa baja también fue motorizada por las dudas sobre la aprobación de la reforma fi scal impulsada por Trump. Las subas más destacadas fueron las de los bonos PARY (+1,6%); el DICA (+0,9%); y el AC17 (+0,7%).

“Jay aportará una amplia experiencia del sector privado y una perspectiva del mundo real a nuestro gobierno”, dijo Trump en el jardín de la Casa Blanca. “Como resultado, entiende lo que se necesita para que nuestra economía crezca, y lo que es igual de importante, entiende lo que verdaderamente impulsa el éxito de los estadounidenses”, agregó, según destacó la agencia Bloomberg.

Tras la noticia, las acciones estadounidenses lograron cerrar la sesión en territorio positivo con un impulso de última hora, el dó- lar cayó y los bonos del Tesoro de EE.UU. avanzaron conforme los inversionistas analizaban los detalles del plan de reforma tributaria dado a conocer por los republicanos.

Antes de comenzar su trabajo en la Reserva Federal en 2012, Powell, un abogado de 64 años, tuvo una exitosa y variada carrera en el mundo fi nanciero. Empezó como abogado especializado en temas económicos y en los 90 trabajó para el Departamento de Finanzas durante la presidencia de George W. Bush. Luego pasó a la banca de inversiones. Mientras estuvo en el “think tank” Bipartisan Policy Center tuvo un importante rol en resolver las tensiones entre la mayoría republicana en el Congreso y la administración demócrata de Barack Obama sobre el límite de deuda, a fi n de no llegar a una paralización del Gobierno.

De esta manera, Trump seleccionó a un ex ejecutivo del sector de capital privado que favorece los continuos incrementos graduales de las tasas de interés y simpatiza con los llamados de la Casa Blanca para fl exibilizar las regulaciones fi nancieras.