Con un mercado interno consolidado por la alta demanda, este año será momento de la plaza externa para la ganadería. Los envíos al exterior hasta octubre mostraba un crecimiento del 31% sobre 2016. Los datos finales finalizaran en alza lo que anticipa la vuelta de un modelo que dejo de hacerse años atrás.

"El novillo pesado para exportación va a tender a estar más caro que el que e destina al mercado interno", anticipó el consultor ganadero, Víctor Tonelli.

Esto último dependerá y mucho no sólo de la exportación sino también de la previsibilidad que se le pueda dar al productor.

La carne de cerdo también seguirá creciendo no sólo internamente sino también exportando. Después de muchos años llega a Rusia.

La aviar que también seguirá en alza, se encuentra con problemas por los altos costos que impiden que tenga un salgo positivo.