Un estudio realizado por las consultoras Ecolatina y Key Market sostiene que el saldo de la balanza del sector turismo y viajes alcanzaría un déficit récord superior a los u$s10.000 millones en 2017, profundizándose de esta manera el rojo del sector que ha experimentado Argentina desde 2011 en adelante.

Uno de los principales motivos de este comportamiento es la evolución del tipo de cambio real, ya que según afirma el estudio, desde fines de la década pasada, Argentina demuestra tener una fuerte tendencia a la apreciación cambiaria.

El informe explica que esto tiene dos efectos sobre el turismo internacional: por un lado, Argentina se vuelve más costosa para los turistas extranjeros, desincentivando la llegada de viajeros; por otra parte, se torna relativamente más barato para los argentinos vacacionar en el exterior, por lo que se incrementa la salida de turistas.

Sin embargo, la investigación sostiene que desde el sector público se llevan a cabo distintas medidas con el objeto de proveer al sector de diversos estímulos que permitan acelerar su crecimiento en los próximos años y achicar su déficit. Por ejemplo, la implementación del Plan Federal de Turismo, que buscará generar 300 mil puestos adicionales de trabajo en el sector para 2020, incrementar la cantidad de turistas y el gasto de los mismos. Paralelamente, también se desarrolla un proceso de renovación en infraestructura que tiene como uno de sus componentes claves al transporte aéreo, buscando “conectar” al país a nivel nacional, regional y mundial.

Sin embargo, el estudio concluye que se espera que el déficit del sector se profundice en el corto plazo. El respiro podría venir por el lado del ingreso de turistas brasileros, cuya economía cerrará el 2017 con un crecimiento en torno al 0,7%, recuperándose así de la recesión sufrida en 2016, y con pronósticos de crecimiento en torno del 3% para 2018.